El héroe moderno. Stella Maris Nieto*.


En este artículo Stella Maris Nieto, nos muestra, a través de la parodia y el humor, la vigencia de la tragedia, aunque “intervenida” por el cristiniasmo, la ciencia y el capitalismo. Es en este contexto donde surge el héroe moderno, al que Nieto muestra, y así da a ver,  en la figura de Don Quijote. Y como si tal evidencia no bastara, la autora toma un texto de Vargas Llosa donde el autor revela un retrato escrito de El Hidalgo de la Mancha. A partir de este texto inicial, Nieto opera una primera transliteración en la que se  lee el sujeto de la ciencia-capital, para operar una segunda y última transliteración en la que se lee este mismo sujeto desde los términos del discurso del psicoanálisis.

En el margen, agradece a la autora su colaboración y aporte.

Helga Fernández, edición.


En la modernidad, no ha desaparecido la tragedia; sólo ha cambiado su sentido, con el cristianismo, la ciencia y el capitalismo.

El dios del destino ha muerto. El verbo está encarnado y el hombre es rehén del verbo.

El padre condenado de entrada, ya se lo han jugado a los dados, y su figura devaluada llega a la extrema irrisión.

El saber envenena por la oreja, y el yo ocupa la escena, con el desplazamiento del ser del sujeto.

Más allá del límite de la belleza, la caricatura y la blasfemia son la mueca de la vida, ahí donde sólo queda el suicidio.

Fuera de la experiencia analítica, el escepticismo y el hastío se han apoderado del conjunto de nuestra cultura.

Lacan nos señala que desde la misma atalaya donde nos llevó la subjetividad delirante, nos volvemos hacia la subjetividad científica, la que el científico comparte con el hombre de la civilización que la sostiene, para por analogía situarlo en la categoría de la psicosis social por: 1- un discurso sobre la libertad que no hay más remedio que calificar de delirante; 2- un concepto de real donde el determinismo es una coartada y 3- una creencia en Santa Claus o el padre Noel.

En este marco entiendo que Lacan nos propone alcanzar el extremo de la falta por la irrisión del significante mismo, su sin sentido.

El hombre está marcado y turbado por el síntoma que es lo que lo ata a sus deseos.

En Función y campo de la palabra y el lenguaje en el psicoanálisis, Lacan ubica al héroe moderno que no sabe lo que quiere, haciendo hazañas irrisorias en una situación de extravío.

El más digno representante que inicia esta era en la ficción literaria, es Don Quijote. Algunas citas dan prueba de esto:

a) “Yo sé quién soy”

b) Decide castigarse lacerándose como un Cristo al arrojarse desnudo por  un peñasco, y aunque le proponen que no es necesario tanto, que se arrastre por algo más blando, dice que no podría hacer una cosa por otra pues sería mentir.

c) Pretendiendo salvar a otros les inflige o se inflige terribles pesares.

d) Cuando recupera la cordura no le queda otra que morir como buen cristiano.

e) Como en las obras modernas se trata de la escena sobre la escena (como las cajas chinas), algunos personajes de la segunda parte ya han leído la primera parte.

Entonces , si como lo resume Vargas Llosa, Don Quijote se presenta como:

“Un hidalgo embutido en una armadura anacrónica, esquelético como su caballo y acompañado por un campesino gordoinflón, que va montado en un asno y hace las veces de escudero. Recorre las llanuras de la Mancha, heladas en invierno y candentes en verano, en busca de aventuras. Lo anima un designio enloquecido: resucitar el tiempo eclipsado siglos atrás, y que por lo demás nunca existió,  de los caballeros andantes que recorrían el mundo socorriendo a los débiles, desfaciendo tuertos y haciendo reinar la justicia para los seres del común, que de otro modo estos jamás alcanzarían. Está extraviado tras este ideal imposible; ya no hay caballeros andantes, nadie profesa esos valores y la guerra ya no es asunto de desafíos”.

 

Se me ocurrió entonces con una transliteración, presentar al sujeto de la era de la ciencia-capital:

Embutido en una armadura, anacrónica con su debilidad estructural (olvida que se diga), y acompañado de un montaje pulsional gordoinflón que viaja montado en un saber que es un asno. Lo anima un designio enloquecido: resucitar el tiempo perdido (que nunca existió), persiguiendo un ideal imposible en los tiempos que corren, pretende hacer justicia con la inconmovible fe de los fanáticos, por lo que provoca y padece pequeñas catástrofes y sus hazañas desembocan en una farsa. No hay espacio para héroes, donde hasta la guerra es un comercio sin honor”.

 Si nos introducimos en el discurso del psicoanálisis, podemos hacer una nueva traducción:

“El significante amo surge respecto del cuerpo perdido. El saber es acéfalo por la verdrangung, el sujeto queda separado de su verdad, y para encontrarla se interna en hazañas dentro de un laberinto. Busca el saber mítico extraño a la ciencia, a la que no le interesa el artesano. Su deseo está enajenado, la tiranía del saber hace opaca la verdad y destruye cada vez los objetos que persigue para satisfacer sus intenciones imaginarias. Si no se quiere renunciar a nada que pertenezca al registro del amo, los valores por los que se sacrifica ,  lo llevan a renunciar al propio deseo”.

 Qué está en juego en un psicoanálisis sino el advenimiento en el sujeto de la poca realidad que el deseo sostiene  en él, en comparación con los conflictos simbólicos y las fijaciones imaginarias. Y nuestra vía es la experiencia en que el deseo se hace reconocer. Allí el lugar del Otro es lo que vehiculiza que la palabra se inscriba en verdad.

Elegí la ficción literaria para evitar la chatura de la verdad que se explica.

Además como dice Lacan, la actividad creadora devela su gratuidad absoluta. Su dominación sobre lo real  se expresa en el reto  del sinsentido, donde el humor, en la gracia malvada del espíritu libre, simboliza una verdad  que no dice su última palabra.


  • stella

Stella Maris Nieto, psicoanalista, miembro de la Escuela Freudiana de la Argentina. Integra comité editorial de Lalengua, publicación de Convergencia.

2 comentarios en “El héroe moderno. Stella Maris Nieto*.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s