El día que F. Scott Fitzgeral conoció a Joyce, el síntoma.

cena-fitzgerald

Por Facundo Soares.


Fitzgerald, el novelista estadounidense, conoció a su admirado James Joyce en París, allá por los años 20.

La  dueña por ese entonces de la mítica librería Shakespeare&Co,  Sylvia Beach, invitó a cenar a los Joyce, a los Fitzgerald, a André Chamson y a su esposa, Lucie.

Después de aquel encuentro, Fitzgerald le dibujó a Beach, al modo de una dedicatoria en su ejemplar de El gran Gatsby,  el momento que vivió. Un dibujo -publicado por Openculture- en el que representó a Joyce con un halo de santo  y a él mismo arrodillado a los pies de su adorado escritor .

El hecho es que, en verdad, Francis Scott Fitzgerald esa noche se postró ante  Joyce y le preguntó cómo se sentía ser un genio. Y agregó: “Es tan emocionante verlo, señor, que podría llorar”.

Hay momentos en los que uno habría querido ser, al menos, un mosquito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s