Presentación de Corte y empalme, de Santiago Deus y Martín Trigo. Por Carolina Polak y Abdoulaye Badiane.

Imagen de portada de Lucas Lasnier – Parbo “La conciencia del ego y cómo no satisfacer el hambre de tu existencia”

Cuidado Editorial Helga Fernández, Gabriela Odena y Gerónimo Daffonchio.

CORTE Y EMPALME: LO REAL DEL SÍNTOMA. De Santiago Deus y Martín Trigo.

Cuando el personaje de Ingrid Bergman tras la arenga de Humphry Bogart, que lo lleva a abstenerse de gozar de la mujer que desea, sube al avión, a encontrarse con su marido, el jefe de la resistencia Víctor Laszlo, se abre un diálogo entre Humprhy y Louis, el agente del estado francés que regentea Casablanca.

Louis le ofrece a Humphry un salvoconducto y le propone un plan. Ambos podrían abandonar Marruecos y emprender un camino. A continuación ambos le dan la espalda a la cámara y dicen: este es el comienzo de una bella amistad.

Dos amigos emprenden un camino en el que un goce queda afuera, pero que promete nuevas aventuras, no sin alguna sustancia para gozar, menos trágica que la que podía desprenderse del menage a trois Hamphry, Ingrid, Víctor Laszlo.

Como propone “Corte y empalme: lo Real del síntoma”, al tiempo que se produce un corte con un goce parasitario, se abre la puerta a nuevos goces y simultáneamente se produce un empalme en el que la amistad cobra un nuevo sentido.

Ahora, en el siglo XXI, este fragmento del final de esta película icónica, podría ser el piloto de una serie. La primera temporada podría mostrarnos a Humphry y a Louis, desembarcando en algún país del continente americano, fuera de los sacrificios de la Resistencia y las atrocidades del nazismo.

Pero no. Las grandes películas del siglo XX nos dejan con un final que sugiere más de lo que muestra. Nos dejan librados a que el empalme lo imaginemos cada uno de nosotros. No en vano, Hollywood es conocida como la fábrica de sueños.

En estas pampas y en estos tiempos, Martín Trigo Y Santiago Deus, como Humphry y Louis, dejaron varios goces afuera y emprendieron un camino de fructífera amistad.

Preparar un seminario, sostener las clases, dejarse tomar por las preguntas de los participantes, luego reescribir dichas clases, leerse el uno al otro, corregirse, volverse a interpelar, publicar, poner a circular un libro, un libro material, un volumen, en la era del e book, habrá dejado afuera tardes con sus seres queridos, horas de sueño, sobremesas, otras lecturas.

Pero les abre la puerta a la apuesta de poner a circular entre nosotros algunas letras que de dicho trabajo han precipitado.

Publicar implica la puesta en acto de compartir ya no solo con los participantes del Seminario, sino con nosotros, lectores y lectoras, su ordenado y fino recorrido por la genealogía del concepto de síntoma en Freud y Lacan. Genealogía fechada y comentada que da cuenta de cómo nuestros maestros forjan el concepto desde lo que en su clínica, y haciendo especialmente caso de lo que no anda allí, los lleva a la escritura y a la reescritura.

Martín y Santiago, además, se aventuran: hacen su lectura de lo que nos enseña Lacan fundamentalmente a partir del Seminario XX Encore y testimonian del impacto en la práctica analítica de las consecuencias de la escritura del Nudo Borromeo. Escritura con la que Lacan acentúa que no se trata sólo del corte de goce -que implicaría finales de análisis melancolizados- sino al mismo tiempo del empalme entre Icc y sentido, empalme que pasando por el pas de sens genera un nuevo sentido que impacta también en un nuevo empalme entre síntoma y real, liberando al primero del goce fálico parasitario.

En nuestra tradición de libros psicoanalíticos porteños no abundan los casos de títulos firmados por dos autores.

Por lo general se trata de un autor, o de una compilación de varios artículos de diferentes analistas.

Ni la amistad, ni el diálogo han tenido muy buena prensa en nuestra parroquia, a la hora de la producción escrita. Tal vez porque se ha acentuado en demasía el lazo imaginario de ambas prácticas.

La escritura aporta el agujero propio del registro simbólico, gracias al cual la amistad y el diálogo toman el vuelo de un saber hacer.

Tal vez esa mala prensa haya sido una marca además de quedarnos solo con la espuma imaginaria, de una mistificación de la historia de nuestros maestros.

Desde la biografía autorizada de Freud hecha por Jones, el mito del maestro solo, contra la academia y el establishment, funcionó mucho tiempo como el relato oficial. Nuevas biografías más documentadas, nos muestran a un Freud que siempre estaba en diálogo tanto con sus contemporáneos como con otras disciplinas, y cuyas obras, al menos hasta el viraje de 1920, tuvieron relativo éxito editorial y despertaban interés y revuelo.

Por el lado de Lacan, la epopeya del maestro sólo y sin par ha sido reforzada, tal vez por las permanentes escisiones, fundaciones y refundaciones que atravesó el movimiento psicoanalítico en Francia.

También tenemos lo nuestro por aquí.

Pero el ejercicio del diálogo hace escuela en este libro editado, justamente por la Editorial de la Escuela Freudiana de Buenos Aires. Una Escuela que no hace conjunto de analistas, sino que promueve una comunidad de experiencia apuntando al avance del psicoanálisis.

Diálogo no implica dualidad, ni implica necesariamente acuerdo. Diálogo, tal vez sea una de las formas más exquisitas de poner en juego la castración. En juego quiere decir poder re crearla.

Martín y Santiago dialogan jugando lo que saben y lo que insiste como insabido, hacen resonar las voces de los maestros, de sus analizantes, relevan las preguntas y comentarios de los participantes del Seminario y nos invitan también a decir lo nuestro.

De hecho, marqué el libro con lápiz, con algunos colores, anoté en los márgenes, me sorprendí y aprendí con lo que los autores van enhebrando capítulo a capítulo.

Por ejemplo, con el subrayado de Martín, cuando propone que el nudo de cuatro, singulariza el nudo de tres, no sólo en la psicosis. Y la clínica, lo sostiene y me invita a revisar mi experiencia y acordar con su propuesta respecto del sinthome, que, lo digo con mis palabras, nos abre la puerta a una singularidad a la que se arriba y excede el síntoma, que al precio de singularizarnos, nos miserabiliza la vida.

Santiago, por su parte, le da algunas vueltas a qué entiende él por política del síntoma, lo cual me resultó luminoso, dado que dicha propuesta siempre me resultó opaca. Santiago abre lo que muchas veces funciona como un slogan, a la intensión y a la extensión del psicoanálisis, en la que concuerdo con él, el psicoanálisis – lo digo a mi manera- es una guarida contra la corriente que tiende a la totalización, a la totalidad, a lo totalitario. El psicoanálisis en la intensión le hace stop a la algoritmización del sujeto y en este punto es síntoma del discurso contemporáneo que alienta a un goce total, ilimitado. Haciendo stop, da la ocasión de una conquista de libertad.

Un breve comentario sobre el arte de tapa. Primero eso: hay una tapa. Repito, es un libro, son 285 páginas, es un volumen, es un objeto, no es pantalla.

Santiago y Martín eligieron que la tapa reproduzca una imagen de un artista contemporáneo: Lucas Lasnier alias Parbo, conocido en el mundo del arte como Parbo. Contemporáneo de los autores, por las fotos que vi en las redes, es además un artista contemporáneo. Se dedica al graffiti, al Street art, también a las instalaciones, al diseño gráfico. Incursiona, además en el retrato, demostrando un manejo talentoso del lenguaje realista.

También celebramos la amistad entre el arte y el psicoanálisis. Y que esta amistad se module con referencias a un artista que comenzó ni más ni menos que en el 2001, llenando de colores estridentes y trabajando los complementarios de manera tal que hizo vibrar a los muros, en un tiempo en que nuestras calles estaban particularmente oscurecidas por la letalidad de una crisis económica, social y política, sin precedentes.

El trabajo elegido para la tapa, llamado “La conciencia del ego y como no satisfacer el hambre de tu existencia” es 2020, otro tiempo de oscuridad, en el cual el artista insiste en su apuesta al color y las formas.

Es también un acto político traer el arte de la calle a la tapa de un libro de psicoanálisis.

En nuestro consultorio resuenan el habla viva de nuestro tiempo, los colores, las formas, las oscuridades de nuestra época.

El cuadro nos resuena a los psicoanalistas como un toro agujereado por una recta al infinito que además, se astilla. Pero no es eso. Como decía Magritte: ceci n´est pas une pipe. No es un toro, es un cuadro que el pintor dice que muestra que un hambre no se satisface.

La estrella que hace brillar el acto analítico no es la del Yo. Pero el brillo de un saber hacer con lo real del síntoma, aporta un horizonte de color: corta y empalma.


Carolina Polak, Miembro de EFBA. Docente y supervisora en Institución Ulloa. Profesora titular de PPS Clínica en la Facultad de Psicología de UMSA.


Abdoulaye Badiane, Maestro Percusionista Senegalés. Nacido en la Provincia de Casamance, al Sur de Senegal. Entro al mundo de la música a los 8 años con un gran maestro con quién aprendió a tener paciencia, resistencia y sentir la música, tres conceptos básicos y fundamentales que hasta hoy rigen en su vida. A los 14 años, ganó un concurso de Música Tradicional en el Centro Cultural de su provincia que le permitió a los 16 años llegar a Bélgica y a otras ciudades de Europa, para dar seminarios y clínicas. De  regreso a su país, continuó estudiando y viajando por diferentes países de África como Mali, Burkina Fasso, Costa de Marfil y Guinea. En Senegal dictó clases y dirigió distinguidos Ballets de danza y música africana. También se desempeñó como profesor, compositor y creador de música. Trabajó  en importantes centros turísticos presentando espectáculos y Work Shops. Actualmente y desde el año 2005 es director de su propia escuela de arte Darachosan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s